Deportes extremos: tres formas de reducir el riesgo

Si quieres practicar de forma segura los deportes extremos, te recomiendo que pongas en práctica lo siguiente:

  1. Busca un entrenador cualificado: los entrenadores que tengan la suficiente capacidad para enseñarte algún deporte extremo, debe haber sido uno de sus practicantes.

Consigue un buen instructor: cuando estés a punto de ingresar a algún deporte extremo, verifica que tu entrenador tenga certificaciones en ese tipo de deporte, ya que, de lo contrario, es posible que no aprendas la mejor forma de hacer las cosas, o cuáles son las marcas que más se suelen utilizar en ese deporte, o los posibles peligros a los que te verás expuesto.

No eres inmortal: la mortalidad es algo que debes tener en mente cuando estés en los deportes extremos. Suena muy tentador escapar al primer avión y lanzarte a hacer piruetas en el paracaídas después de tus primeras sesiones, pero no queda más que esperar a que tengas la condición adecuada, y los conocimientos necesarios, para que lo puedas hacer. Siempre debes comenzar con pasos adecuados a tu habilidad, porque no puedes ser un profesional de un día para otro. Hasta los deportistas profesionales comenzaron con la parte más básica de todo el escalafón, así que no te desesperes si los primeros días no puedes hacer nada espectacular.

No se trata de escatimar en la protección: es necesario que recuerdes que tu seguridad es lo primero al momento de comprar las protecciones. Si quieres ahorrar un poco, considera que los productos más baratos quizá no reflejen la misma calidad que los que pueden tener un poco más de precio. Es bueno que averigües con tu instructor la marca que él considera que es la más adecuada para el tipo de entrenamiento que llevarás a cabo. Si compras algo sin tener suficiente información, es posible que no obtengas los resultados que esperas y que te veas expuesto a heridas que no hubieras tenido si compraras algo de calidad.