Educación financiera para comprar un auto

Frecuentemente, escucho jóvenes que quieren comprar un auto sin tener ni idea de lo que es educación financiera y cómo les puede servir eso para conseguir sus propósitos. Sin embargo, te recomendaría que leyeras estos consejos para poner en práctica los mejores consejos.

  1. Asegúrate de que estés eligiendo el carro adecuado. Parece un punto obvio, pero podrías convertirte en un dueño de auto muy infeliz si no has pensado cuidadosamente cuánta gente irá adentro y cuánto espacio necesitarían para ir de viaje y llevar las maletas suficientes.
  2. Pide asesoría para el precio de tu carro anterior. Si tienes un carro antiguo, te recomiendo que antes de que pienses si cambiarlo o venderlo, lo cotices para tener en cuenta ese dinero dentro de tu presupuesto. Verifica en sitios de internet y con algún asesor que te pueda dar una evaluación realística. Venderlo directamente, en lugar de cambiarlo, también puede significar una diferencia notable en lo que consigues por él, aunque puede que tarde un poco más en llevarse a cabo el proceso.
  3. Decide si lo mejor para ti es tener uno usado o uno nuevo. Los carros se construyen mejor ahora que antes, por lo que los carros usados no parecen tener mucho sentido. Sin embargo, el costo entra en el debate y te pones a pensar qué te conviene más en realidad.
  4. Considera si rentar un auto o comprarlo es mejor. A veces, terminamos pagando menos si rentamos los autos en lugar de si compramos uno. Aunque esto no es para todo, especialmente si piensas que puedes estar en constante riesgo de estar chocando o no te sientes del todo cómodo con un auto que no sea tuyo.
  5. Haz tus deberes y fija un precio meta. El internet ha hecho mucho más sencillo encontrar el costo de los vehículos y sus opciones. Así pues, el primer paso es conseguir el mejor trato posible.
  6. Compra por dinero antes de comprar por el auto. Especialmente si estás pensando en pedir un préstamo, lo mejor que puedes hacer es conseguir el auto de menor precio que mejor se adapte a tus necesidades, o bien, negociar el precio de uno que te guste mucho.
  7. Negocia un préstamo. El mundo de los préstamos puede ser muy complicado, y el prestamista siempre va a tener la delantera, a menos que aprendas la jerga y cómo negociar con los diferentes segmentos de los préstamos.
  8. Negocia una compra. Si vas a hacerlo tú mismo, recibe consejos de algunas personas que vendan, mantén el foco en el precio factura del auto, que te servirá investigar previamente. También averigua en cuánto están actualmente.
  9. Si odias regatear, lo mejor que puedes hacer es solicitar un servicio de compra de autos. Los sitios web y otros lugares hacen la compra muy sencilla, pues no incluyen regateos en el precio. Pero en la mayoría de las compras, vas a tener que lidiar con los precios de quien vende. Además, estos servicios te pueden conseguir un precio mucho mejor del que tú podrías conseguir.
  10. No dejes que el trato final se termine tus ahorros. El administrador de finanzas no está ahí sólo por el papeleo. Seguramente va a querer venderte un modelo con más accesorios y cosas adicionales, pero esto casi nunca suele valer el dinero que cuesta.

Así pues, no creas que esto de las compras es la cosa más fácil del mundo. Te recomendaría que siguieras investigando otros aspectos para que pudieras tenerlos en cuenta para que no se lleven todo tu dinero con el auto que te quieres comprar, a pesar de que creas que vale la pena.