La biblioteca de Alejandría; tragedia para el conocimiento

¿Alguna vez han escuchado hablar sobre una de las bibliotecas más importantes y enormes de la historia? Si es así entonces conoces la historia de la biblioteca de Alejandría y si no es así, sería un placer comentarte sobre ella.

Alejandría es una ciudad al norte de Egipto, fundada por nadie menos que Alejandro Magno, por ende, el nombre otorgado a la ciudad en homenaje en el año 331 a.C. Aunque en realidad conquisto aproximadamente 70 ciudades, 50 de ellas llevaban su nombre. Según Alejandro Magno escogió esta ciudad en particular por su posición estratégica y se convirtió en una ciudad cultural muy importante.

La biblioteca en sí, fue fundada a comienzos de los años 300 antes de Cristo por Ptolomeo I, que era parte de la corte de Macedonia bajo el imperio de Alejandro Magno, posteriormente engrandecida gracias a su hijo Ptolomeo II. Textos dice que Plotomeno II era un rey nostálgico, no muy hábil en la milicia, pero amante de las artes y ciencias. Logró coleccionar casi el millón de manuscritos, pinturas y hasta animales salvajes. Se logro reunir obra y artes de Grecia, Persia, India, Palestina, África y otras culturas, pero predominaba la literatura griega y helenística. Era un verdadero templo dedicado al saber.

Aunque los datos históricos exactos se han perdido en la historia, se cree que la biblioteca fue incendiada por las tropas de Julio Cesar en el año 46 a.C. Otros textos dicen que casi 700 años después de su fundación, la biblioteca se transformó en una más pequeña que los patriarcas cristianos de la época mandaron a destruir todos los templos paganos. Lamentablemente no será la última desgracia provocada por los seguidores cristianos.

Este gran templo se ha convertido en casi un mito utópico donde el estudio, el saber y el arte eran venerados. En realidad, existen pocos datos acertados pero es una que estamos dispuestos a creer.