Recomendación: Limosneros, un restaurante desconocido

Para quienes les gusta explorar y conocer nuevos restaurantes, Limosneros es una gran opción. Está ubicado a lado del Café de Tacuba, no es una de las calles más concurridas o bonitas del centro de la Ciudad de México por lo que pocas personas llegan a este increíble lugar. Por dentro es hermoso, una combinación de lo moderno con lo viejo y la comida es deliciosa, con platillos diferentes y exóticos, pero con un sabor inigualable.

 

Los postres también valen la pena ya que tienen algunas cosas que no encontrarás en ningún otro restaurante como lo es el volcán de chocolate blanco o el helado de tomate, el cual es delicioso y muy dulce contrario a lo que podría pensarse.

 

Si lo que buscas son tragos, aquí también tendrás una impresionante variedad de bebidas nacionales e internacionales, tragos conocidos y algunos creados aquí especialmente para quienes buscan beber algo un poco más exótico. Claro que si buscas probar algo diferente tendrás que preguntar por ello ya que en la carta solamente están las cosas que la gente pide normalmente.

 

El lugar está adornado con roca volcánica y ladrillo dando la idea de un lugar austero y algo antiguo pero reforzado con vigas de acero. En el techo de triple altura se pueden ver unas cuerdas de las cuales salen delgados hilos en los que cuelgan caballitos de tequila de cabeza con luces de colores dentro para crear un ambiente mucho más mexicano y hacer sentir a los comensales a gusto y en un lugar acogedor.

 

Las mesas de madera dan el último toque de austeridad al lugar, pero el servicio y todo lo que se ofrece en este lugar no es para nada austero y deja a los clientes mucho más que satisfechos gracias al ambiente en el que se encuentran. Es un lugar en el que el tiempo pasa son darte cuenta y el cual puedes visitar solo, en parejo o con toda la familia.