René Escobar: ¿cómo ser competitivo?

Gente visionaria como René Escobar saben que la volatilidad de la economía actual presenta retos mayores para quienes buscan iniciar o continuar con sus negocios sin padecer de los estragos de la crisis monetaria, es una tarea titánica, más no imposible.

Los micros y pequeños empresarios son los que más sufren los embates de los mercados en constante fluctuación, pues sus empresas no tienen la capacidad financiera de hacer frente a los monstruos comerciales con cadenas internacionales, quienes paulatinamente están cerrando la brecha entre competidores. René Escobar, consultor fiscal con una empresa pequeña que brinda apoyo a este tipo de negocios, está consciente de que las reformas financieras del actual presidente Peña Nieto habrán de rendir frutos, pero que los resultados se verán en largo plazo. Este joven entusiasta tiene confianza en que no hay mejor herramienta para fortalecer la economía mexicana que la unión y promoción de nuevos negocios con capital nacional que retengan los ingresos y eviten así que los gastos salgan de nuestro territorio. Esto es benéfico no sólo para quienes se dedican a la industria, sino para todos ya que significa mejores servicios públicos.

No obstante, ninguna reforma o ley va a dar los frutos esperados si no hay gente que planee y actúe estrategias para mejorar las condiciones de vida, no personales sino de la población en general. Pensar en los demás es algo que cuesta despertar en los grandes empresarios, pero la acumulación de riqueza no tiene significado alguno si no es para mejorar la vida de los demás. Actualmente, cifras duras de leer en medios han puesto a México con apenas un crecimiento económico del 2.4, lo cual sigue siendo insuficiente para resolver los problemas de la pobreza extrema que aqueja al 30% de la población mexicana, y otro 30% que no tiene el ingreso suficiente para adquirir los productos de la canasta básica. La situación se agrava si se considera que los índices de desempleo van a la alza y los generados ofrecen sueldos insuficientes, pocas prestaciones o están en la informalidad, lo que impide al gobierno medir su rendimiento de forma efectiva.

¿Qué hacer frente a este obscuro panorama? Parafraseando a René Escobar, se debe incentivar al trabajador, se deben generar ingresos acorde a las necesidades de la población y es imperativo repuntar el destino de la nación, una conjunta que no excluya a los más vulnerables y que se valga de ellos para mejorar las condiciones competitivas de este país tan maravilloso.