René Escobar, emprendedurismo con causa

René Escobar Fiscalista bien podría ser el artífice de un nuevo ciudadano que busca desarrollarse no sólo en el aspecto profesional con vías en convertirse en un ser exitoso, sino que también se comprometa con su entorno y con sus semejantes.

Emprendedurismo es un concepto conocido en el mundo de los negocios pero que pocas personas saben aplicar a otros aspectos de la vida. Ser mejor significa más que simples dividendos en la cartera o influencia en el campo laboral, significa estar consciente de la situación social y no quedarse a la expectativa de lo que sucede: Convertirse en actor o espectador es lo que diferencia a una persona exitosa de una que no lo es. Emprender con causa es una nueva forma de comprometerse con la humanidad. El emprendedor actual busca soluciones, le es imperativo como característica mirar más allá, donde la gente común no puede y transformar, para bien, el entorno que le rodea.

René Escobar forma parte de una nueva generación de mexicanos que se han echado el país a cuestas, que no le temen al fracaso y ven en cada reto una oportunidad nueva de mostrar de qué están hechos. Colaboran activamente con los menos afortunados a través de campañas, patronatos o asociaciones de asistencia civil. Estas personas son proactivas, buscan romper estereotipos y parámetros establecidos, son más osados a la hora de vivir su vida sin que por ello descuiden su compromiso con los demás.

A un lado han quedado los hombres longevos, sentados en un cómodo y gran sillón, fumando un puro, leyendo el periódico dentro de su oficina inmensamente grande. Los empresarios en la actualidad necesitan movimiento, necesitan escuchar y cambiar puntos de vista con sus empleados, con sus colegas, necesitan hablar en conferencias, viajar, crear nuevas oportunidades de negocios y no centrar éstos a un solo giro.

Jóvenes con sólidas preparaciones académicas, devolviendo a la sociedad lo mejor de sí; inquietos, innovadores, sencillos, amantes de la naturaleza, fieles amigos de sus más allegados, líder entusiasta: ser un hombre en toda la extensión de la palabra requiere mucho esfuerzo, sacrificio, inteligencia y que sepa convertir las vicisitudes y sus defectos en potenciales maniobras de éxito. René Escobar es uno de esos hombres que se ha propuesto como proyecto de vida el ser mejor cada día, una voz cuyo eco alcance grandes distancias y sirva como insignia esperanzadora y revitalizante dentro de una realidad muchas veces difícil y cruenta.