René Escobar, un hombre en la historia de México

México es un país rico y milenario que tiene su origen en un encuentro violento, signatura que sin duda le ha dado ese carácter a sus habitantes, caracterizados por la fortaleza y voluntad inquebrantable, no sin dejar espacio para la bondad.
La historia de nuestro país ha sido escrita por mujeres y hombres que no se cansaron de luchar hasta ver bien claras sus esperanzas en un futuro mejor, uno del que los que habitamos esta tierra sagrada en la actualidad somos fieles herederos y que no debemos menospreciar, porque nuestras comodidades tuvieron un precio, casi siempre el sacrificio de miles de vidas valientes.
No obstante, hombres como René Escobar son una nueva generación de mexicanos que se han distanciado de la violencia y han adoptado mejores y más eficientes formas de cambiar las cosas cuando estas no marchan bien para todos. A través de trabajo duro, visión, cooperación y entrega total, cualquier proyecto es capaz de dar frutos; René Escobar lo tiene muy presente y además de abrir una consultora en temas legales y fiscales, se da el tiempo de ayudar a asociaciones sin fines de lucro que asisten a quienes menos tienen, como la Fundación Dr. Sonrisas, la cual se encara de llevar tratamiento farmacológico y psicológico a niños con enfermedades terminales y de escasos recursos. Y afortunadamente, podemos decir que Escobar Bribiesca no es el único, detrás de él viene una camada de mexicanos de élite que han decidido hacer su aportación para hacer más grande a nuestro país.
Ayudar a los demás es una tarea pendiente que todos debemos de practicar, es gratuita y provoca satisfacción en ambas partes, quien ayuda y el asistido. Si hacemos una cadena de colaboración mutua, México llegará en poco tiempo a ser una potencia que no dependa de las constantes fluctuaciones del mercado internacional y por fin tenga su autonomía.
Grandes visionarios como Steve Jobs, fundador del gigante de electrónicos Apple, mencionaron en reiteradas ocasiones que no basta con tener una gran idea si no existe un grupo decidido a hacerla realidad: para toda gran idea se requiere de un gran equipo. En este sentido, René Escobar, consciente de que en un país con el 30% de la población viviendo en pobreza extrema difícilmente se podrá salir adelante, colabora activamente con diferentes organizaciones para reducir el impacto negativo que en cada uno de nosotros tiene el sufrimiento de un niño en Chiapas u Oaxaca.