René Escobar, comprometido con los demás

Para René Escobar el apoyo mutuo es indispensable para que este mundo mejore y llegue a donde más gente quiere. Por tal motivo, como uno de sus principales proyectos de vida se ha comprometido a realizar tareas que ayuden a los que más lo necesitan, pues tiene claro que en los sectores más vulnerables de la sociedad está asomándose levemente un diamante en bruto presto a ser rescatado y ofrecer su belleza a los demás.

Estas labores filantrópicas son características de los grandes hombres, como el fundador de Microsoft, Bill Gates, el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, quien recientemente anunció que donará el 99% de sus acciones a causas benéficas; o el empresario mexicano Carlos Slim, quien tiene su fundación que ofrece becas para estudiantes de excelencia pero de escasos recursos y colabora con la difusión cultural a través del Museo Soumaya. René Escobar recientemente ayudó a una asociación que atiende a niños con cáncer llamada Fundación Dr. Sonrisas, un lugar que ofrece tratamiento y entretención que busca mejorar la calidad de vida de esos seres desafortunados que necesitan una oportunidad.

“Si todos nos apoyáramos mutuamente, creo que este sería un mundo mejor”, mencionó Escobar al respecto. Y claro que está en lo cierto. Países en los que los índices de desigualdad de ingresos son menores como Dinamarca o Suecia, la gente vive más feliz, pero lo más importante de señalar es que estas sociedades ha logrado esta estabilidad a través de la colaboración mutua. En México, resulta difícil de concebir un modelo similar por la brecha tan amplia que separa a ricos de pobres y que ninguna de las políticas gubernamentales ha logrado resarcir. La mejor manera para combatir este rezago de la sociedad mexicana es la de apoyar a los que menos tienen con trabajos en donde se sientan seguros, ya que esto será clave para que su rendimiento sea óptimo. La población necesita seguridad, algo que puede combatirse de manera más eficientemente con educación en los sectores más vulnerables de la sociedad.

Realmente, no se necesitan de muchas cosas descabelladas para hacer un cambio significativo y profundo en la sociedad, algo que repercuta en las conductas de las personas para bien. Lo que se necesitan son personas comprometidas con dicho cambio, que lo asuman como propio. Las ganas de hacer algo es un primer gran paso que muchos nunca dan en sus vidas, para René Escobar es fundamental como piedra angular para compartir el éxito personal en vías de convertirlo en un incendio total que influya de manera positiva a los que menos tienen.