Viajes con tu novio o novia


Los viajes siempre son una buena manera de que una pareja se una más. Conocer sitios juntos, crear memorias y vivir experiencias que no se repiten estrecha la relación de una gran manera. Pero, en ocasiones, las discusiones pueden surgir si hay pequeños roces, especialmente cuando se trata de un viaje largo. Por lo mismo, hicimos una pequeña guía sobre lo que debes tener en mente durante tu viaje en pareja.

El primer punto que deben tener en cuenta es la agenda de viaje que van a tener. Puede que a uno le guste que su viaje se encuentre organizado hasta por minutos, mientras que al otro le puede gustar ser más espontáneo con las visitas. Pero si no lo pueden conciliar antes de que comiencen el viaje, probablemente surjan peleas y discusiones. Es mejor dejar espacios asignados para los improvistos, y así hacer el viaje más fresco y divertido. Tengan esto presente antes de salir y platíquenlo con calma.

En segundo lugar, los hoteles siempre parecen más caros que los hostales. Pero cuando se trata de dos personas buscando privacidad, quizá sea una mejor idea averiguar sobre otras posibilidades, ya que hay ciudades que tienen hoteles muy baratos, que salen mejor que los hostales.

Aunque vayan en pareja, siempre es útil conocer gente nueva. Y si van a estar más de una semana de viaje, hablar con otras personas puede ser bastante refrescante. Por ello, siempre deben considerar un hostal entre sus alojamientos en el viaje. Incluso, la gente que conozcan podrían terminar siendo grandes amigos que no hubieran conocido de otro modo. Para los viajes que sean más o menos largos, y que no cuenten como luna de miel, mezclar las opciones de hospedaje disponible hará que la experiencia sea más completa, ya que facilitará hacer amigos nuevos.

Como tercera recomendación, va una de mi propia cosecha. Las personas que son muy controladoras con el dinero, usualmente se ponen más intensas en los viajes. Cuida que no sea tu caso, y menos al viajar en pareja, ya que podrías hacerla enojar.

No hay nada más difícil que hablar de dinero y conservar la postura. Especialmente, en una pareja que tiene una parte demasiado controladora. Es necesario relajarse un momento y considerar que ambos cooperaron y, por lo mismo, ambos deben ser capaces de acceder a sus ahorros en cualquier momento, y sin ninguna clase de filtros. Ahora bien, eso no significa que sea momento de derrochar todos los ahorros de la vida. Por ello, es más sencillo discutir y acordar sobre una cantidad diaria para gastar, de manera que rindan los ahorros.

La convivencia en todo el viaje puede mejorar si las personas comprenden que no tienen que hacer absolutamente todas las actividades juntas. Si te apetece más tomar una siesta y tu pareja quiere ver un museo que a ti no te interesa tanto, quizá no sea mala idea que vaya por su cuenta. Así podrán descansar un poco de los pensamientos del otro, por más que les importe.

Los viajes en pareja son muy divertidos, pero se entiende que cada persona tiene momentos para estar consigo misma. Las reflexiones y pensamientos que salgan debes tener la oportunidad de analizarlos con calma y sin presura.

Sin duda, los viajes de pareja suelen ser una bonita manera de pasar tiempo juntos, pero también es recomendable darse cuenta del momento adecuado para que cada quien pueda tener un rato consigo mismo. La individualidad bien dosificada es una de las claves para que el viaje sea exitoso.

Los viajes no siempre son con propósitos románticos, pero nunca está de sobra un toque de galantería. Pueden ir a remar juntos a algún lago cercano, o hacer un picnic en un campo de flores. Lo cursi sólo se quita si ambos entran en el papel, y seguramente se divertirán como nunca, además de reavivar un poco la relación.

Finalmente, hace falta decir que es un requisito cuidar al otro en el viaje. Si fueron juntos es porque tienen la intención de hacerlo, pero hay momentos en que las discusiones pueden hacernos olvidar los motivos por los que decidimos viajar con nuestra pareja. Sin embargo, siempre habrá una forma de arreglar las cosas y es tener en cuenta el estado en que se encuentra el otro. Sólo hace falta respirar.

Pero un último consejo que olvidaba, aunque se puede incluir dentro de la categoría del cuidado, es alimentar al otro. Si notas que, de repente, tu novio o novia te responde muy feo, es probable que tenga hambre. Lleven algunos bocadillos que puedan servir como un respaldo si la comida tarda en llegar. Nada es tan malo con un poco de comida en el estómago.

Si no has viajado con tu pareja y es la primera ocasión que lo harás, te recomiendo que tengas en mente estos consejos para que todo fluya con tranquilidad. Y si encuentran algún contratiempo, no olvides mantener la serenidad para que no sea más complicado solucionarlo.